Los niveles de audiencia de los años 80 y ahora están decayendo. El equipo McLaren era el único equipo que ganaba carreras. La mejor era fue en el cambio de milenio, por el interés de los fabricantes.

Fernando Alonso hizo un repaso interesante para la revista Autosport, donde explica su opinión sobre la F1. En la entrevista recogida por el medio británico, el español comparaba la situación que atraviesa la competición con la de la era de los 80. Clarificando que la era más dorada fue en la década del 2000, no durante la pugna entre Ayrton Senna y Alain Prost.

Foto: VAVEL.com
Foto: VAVEL.com

La rivalidad que hubo entre estos dos míticos pilotos era enorme, pero los aficionados ya sabían de antemano que eran los únicos que optaban a la victoria. “Una sensación que hemos estado viviendo estos últimos años de era híbrida”. Además, el ovetense señala que los pilotos no podían ir al 100% ya que tenían que estar ahorrando gasolina y neumáticos.

“La F1 de entonces era muy aburrida. Si ves una carrera de 1985, de 1988 o de 1992, te caes dormido porque en la carrera sólo estaban los McLaren. Doblaban al cuarto clasificado y habían 25 segundos de diferencia entre cada coche. Había 10 abandonos por carrera porque la fiabilidad no era buena. Ahora las cifras de audiencia y espectadores decaen, como ocurrió en esos años 80. Tenían que estar ahorrando gasolina y neumáticos los pilotos. Ahora es tan aburrido como entonces”.

Pero para Fernando todo cambió en el cambio de milenio. “Creo que la Fórmula 1 creció mucho. Muchos fabricantes entraron en los 2000 (BMW y Toyota). La audiencia y la asistencia de público llegó a niveles muy altos. Llevamos la F1 a nuevos países, como Corea, India, Singapur, tuvimos dos carreras en España. Pero creo que no entendimos esa situación, los costes eran muy altos y la tecnología era muy alta. Finalmente algunos fabricantes se marcharon”.

Foto: dieselstation.com
Foto: dieselstation.com

Veremos si para la temporada 2017, con el cambio de reglamentación como “foco”. Vuelve a subir la audiencia, sinónimo de que la próxima temporada está siendo interesante para el espectador.