Carl Edwards, piloto del Toyota número 19 de Joe Gibbs Racing, ganó la acontecida carrera nocturna del Texas Motor Speedway este domingo, lo que le permitió asegurar su boleto para la gran final, donde se determinará quien será el campeón de la Copa Sprint de Nascar.

La denominada AAA Texas 500 estuvo enmarcada por la lluvia y un retraso de seis horas desde el inicio de la carrera. Carl Edwards sobrevivió a la larga jornada, luego de liderar desde la vuelta 293 de las 334 pactadas. Cuando el aguacero regresó, los comisarios de la Nascar decidieron dar por terminada la faena.

Texas representa la tercera victoria de la temporada para Edwards, la 28° en su trayectoria y la 4° en el óvalo 1-5 millas de Fort Worth, según datos recopilados por el portal oficial Nascar.com.

Foto: Stanley Racing
Foto: Stanley Racing

“Lo disfruté”, dijo Edwards. “La presión había llegado al máximo y obviamente esto es lo que necesitábamos hacer. (El Jefe de Equipo) Dave (Rogers) y sus muchachos, me sacaron de pits en 1° lugar y con eso ganamos. Ahora tenemos una oportunidad para pelear por el campeonato. Eso era todo lo que queríamos esta temporada y estoy ansioso por llegar a Homestead (Miami, escenario donde se correrá la carrera final, el 20 de noviembre)”, detalló a los medios de comunicación una vez concretada su victoria.

De esta manera Edwards se suma al seis veces campeón de la copa Sprint, Jimmie Johnson, como los dos únicos clasificados a la final. Los otros dos finalistas que irán al llamado “Championship 4” de Miami se eliminarán en la próxima carrera: el domingo 13 de noviembre, en Phoenix.

Los seis pilotos que buscarán en Phoenix los dos últimos cupos a la final son: Joey Logano, Kyle Busch, Matt Kenseth, Denny Hamlin, Kevin Harvick y Kurt Busch.