Los fabricantes del DTM empezaron a probar nuevos elementos en el coche de cara a la siguiente temporada, donde BMW, Audi y Mercedes han puesto dos coches por marca.

Los cinco días de test, serán cerrados al público y a los medios de comunicación. Se disputarán desde el 24 hasta el 28 de octubre, y están dirigidos a probar nuevos elementos comunes que serán utilizados en el campeonato del próximo año.

El actual bicampeón del DTM Marco Wittman está en los test representando a BMW junto a su compañero de RMG, Timo Glock. Mientras que Mercedes ha convocado a Lucas Auer y Felix Rosenqvist. Por parte de Audi, el campeón del mundo del Rallycross Mattias Ekstrom, es uno de los que lleva sus dos coches. El otro piloto se desconoce quien es.

Los fabricantes han querido remarcar que los coches que están probando no son los que llevarán en 2017. Aunque Audi ha confirmado que probará el chasis estándar del próximo año.

Vamos a probar el nuevo chasis común por primera vez, así como nuevas piezas aerodinámicas comunes, comunicó el jefe de Audi en el DTM, Dieter Gass. “Lo probaremos, pero con una carrocería de 2016“. “El nuevo coche no se pondrá en marcha hasta 2017, más cerca del inicio de la siguiente temporada

El director de BMW Motorsport, Jens Marquardt, dijo: “Los coches usados en Oschersleben Sin duda serán una mezcla. Desde el exterior parece más o menos el coche viejo“. “Sin embargo, vamos a trabajar con el fin de alcanzar los niveles de carga aerodinámica de 2017. Tendremos nuevas piezas comunes que tenemos que probar. Ese es el objetivo principal de la prueba“.

Mercedes, no obstante, ha decidido hacer el test con su chasis atual. El mismo que utilizó en el final del campeonato en Hockenheim.

Utilizaremos el mismo chasis que el último fin de semana“, confirmó el jefe de Mercedes en el DTM, Ulrrich Fritz. “En Oschersleben no utilizaremos el producto final de 2017“.

No habrá mucho que podamos llevar al coche nuevo, porque especialmente en el lado aerodinámico el coche será completamente nuevo”.