En una nueva entrega de la saga “Pilotos Históricos”, hoy venimos con uno de los que más títulos tiene en Fórmula 1, además de ser una voz autorizada en los paddocks a los que acude.

Hoy, en una nueva entrega de esta sección, venimos con un piloto querido, ganador en su época y que goza de un prestigio y de una amplia capacidad como hombre de negocios, Sir Jackie Stewart.

Hablar de Sir Jackie Stewart es hacerlo de un hombre que ha mamado coches y competición desde que prácticamente tiene uso de razón. Nacido en 1939 en Milton, Escocia, el pequeño Jackie viene de una familia que comercializaba con los coches de la marca Jaguar. Además, su hermano Jimmy era piloto y era reconocido en su ciudad por dicha labor.

En el colegio, Stewart tuvo muchos problemas ya que padecía de dislexia sin ser diagnosticado, lo que le obligó a decantarse por otras actividades como el tiro con arco. Incluso llegó a presentarse a las pruebas de selección de los Juegos Olímpicos de Roma, pero fracasó, lo que le llevó a querer dedicarse al automovilismo. La familia Stewart no veía con buenos ojos esta opción para el pequeño Jackie, ya que su hermano sufrió un accidente corriendo en Le Mans en 1960 que acabó con su carrera.

Sir Jackie Stewart con BRM en 1965.

Aún así, Stewart sabía que la competición era su sitio. Siendo aún adolescente conoció a Ken Tyrrell, dueño del posterior equipo Tyrrell de Fórmula 1. Esto cambió la vida de Jackie para siempre, ya que esto provocó que Tyrrell, conocedor de sus virtudes en los talleres de la familia, le diera una oportunidad en su equipo de categorías inferiores, donde ganó 7 de las 10 carreras de la Fórmula 3 británica que le dieron fama y prestigio para su desembarco en Fórmula 1 en 1965.

Stewart debutó en la máxima categoría del automovilismo dentro del equipo BRM, un equipo que daba apoyo a los británicos que tenían éxito en las categorías inferiores. Dentro de esta estructura, en la que permaneció tres años, Stewart consiguió cosechar grandes actuaciones destacando la victoria que consiguió en el Gran Premio de Italia de 1965 por delante de figuras destacadas como Jim Clark y Graham Hill, además de cuatro podios. Las siguientes dos temporadas fueron un desastre y con el equipo plagado de problemas, Stewart abandonó BRM y pasó a Matra.

Sir Jackie Stewart con Matra durante la temporada 1968.

Ya en Matra, donde disputó las temporadas de 1968 y 1969, Stewart se reencontró con la senda de la victoria y de la lucha por el Mundial, donde consiguió el subcampeonato en 1968 y su primer título de campeón del mundo en 1969 con seis victorias y un podio que le dieron el campeonato por delante del belga Jacky Ickx y el neozelandés Bruce McLaren. Para la siguiente temporada, la de 1970, Matra fue absorbida por el grupo Chrysler, quien quería construir sus propios motores V12 en contra de la opinión de Stewart y Tyrrell, quién apostaban por los Cosworth con el apoyo de Ford. Esto acabó con la relación entre el equipo francés y Stewart, lo que provocó que Tyrrell comprara un chasis a March y creara su propio equipo con el escocés como piloto.

La temporada de 1970 fue de transición, ya que Stewart no gozaba de un monoplaza competitivo, pero a pesar de eso consiguió una victoria en el Gran Premio de España y un podio. Y ya en 1971, consiguió su segundo título de campeón que vendría acompañado de un subcampeonato en 1972 y la tercera corona en 1973, ambas con Tyrrell. Con un total de 27 victorias, 43 podios, 17 poles y 15 vueltas rápidas, el escocés ponía fin a una muy buena trayectoria en Fórmula 1 tras la consecución de su tercera corona y donde perdió la vida su compañero en Tyrrell François Cevert, hecho que dejó a Stewart muy afectado.

Pero antes, durante y después de la Fórmula 1, Stewart disputó una serie de categorías que aumentaron su prestigio y donde consiguió algunas destacables victorias. En 1965 y 1973, consiguió el Trofeo Internacional del BRDC que se disputaba en Silverstone además de la carrera de campeones de Brands Hatch de 1969 y 1970 y la Copa de Oro Internacional de Outlon Park en 1968. Disputó incluso las 500 millas de Indianapolis, donde lideró 40 vueltas, pero en donde tuvo que abandonar por un problema mecánico y las 24 Horas de Le Mans junto a Graham Hill, donde finalizaron segundos en 1965.

Rubens Barrichello a los mandos del Stewart Ford en 1999.

Tras su retirada final e incluso antes, Stewart actuó como comentarista de las 500 Millas de Indianapolis y las 500 Millas de Daytona de la Copa NASCAR entre 1971 y 1981 hasta su vuelta a la Fórmula 1 como constructor en 1997 con el apoyo de su hijo Paul y de la marca Ford. Stewart Ford disputó tres temporadas cuyo máximo logro es una victoria en el Gran Premio de Europa de 1999 donde venció Johnny Herbert poco antes de que Ford comprara y convirtiera Stewart en Jaguar y que esta pasara a ser Red Bull, cuya historia conocemos todos.

En la actualidad, Sir Jackie Stewart, quien adquirió el título honorífico de Sir en 2001 por sus contribuciones al mundo de la competición, es embajador de la marca Rolex y recorre el Reino Unido dando charlas sobre la seguridad en el automovilismo, algo que le preocupa desde sus inicios en la competición, además de seguir acudiendo a las carreras. Una vida de leyenda la de una leyenda viva.