Nico Rosberg se proclamó Campeón del Mundo y a los pocos días anunció su retirada. El alemán decidió poner punto y final a su carrera deportiva en la cima, algo que muy pocos han hecho antes.

“Retirarse a lo Campeón”. Expresión utilizada para aquellos pocos valientes que deciden poner fin a su carrera deportiva en la cima de su trayectoria. A lo largo de la historia de la Fórmula 1 (y del deporte en general) muy pocos son los que se han decidido por tomar esta decisión tan valiente. Lo más lógico, lo que hace casi todo el mundo, es seguir compitiendo cuando se ha alcanzado la gloria, para tratar de aprovechar esa inercia para ganar lo máximo posible.

Decidir parar justo después de haber ganado es una decisión muy valiente y de mucha personalidad, más aún en un caso como el de Rosberg que acababa de celebrar su primer título mundial. Si nos damos un paseo por la historia, podemos encontrar varios casos similares a los de Nico.

Imagen vía 'Newsweek'
Imagen vía ‘Newsweek’

El primero de ellos Mike Hawthorn, en 1958. En dicho año, el por entonces joven piloto británico conseguía su primer Mundial con Ferrari, pero decidía retirarse al término de dicha temporada al sentirse muy afectado por el fallecimiento de su compañero Peter Collins en el Gran Premio de Alemania de 1958. Tristemente, Hawthorn fallecería seis meses después de su retiro en un accidente.

Otro caso fue el del gran Jackie Stewart. El mítico piloto decidió poner punto y final a su carrera deportiva en 1973 tras conseguir su tercer Campeonato. Por otro lado, en 1993, el legendario Alain Prost lograba su cuarto Mundial tras su breve retorno a las pistas por una temporada, tras el año sabático que se había tomado. El francés volvió a la Fórmula 1, fue Campeón y se retiró. Un caso muy curioso y recordado.

Imagen vía 'grandprix.com'
Imagen vía ‘grandprix.com’

Antes, en 1992, Nigel Mansell había logrado su primer entorchado mundial y puso fin a su trayectoria en Fórmula 1 tras aquello. Pero dos temporadas después volvería para disputar algunas carreras con Williams en 1994 y McLaren en 1995. Por esto último, el bravo león inglés no entraría en la definición exacta de “retirarse a lo campeón”.

Como hemos visto, Rosberg no es el primero que se retira tras alcanzar la gloria, aunque no es algo muy normal. Hay que ser muy valiente para tomar una decisión de este calibre. Este tipo de momentos son los que convierten, desde mi punto de vista, a un Campeón en una leyenda.