El equipo Toro Rosso se prepara para trabajar a tope de cara a tener el mejor monoplaza posible en 2017. Sus trabajadores se repartirán entre tres turnos horarios distintos con el objetivo de maximizar el tiempo de desarrollo, para así ganar rendimiento en pista.

El equipo Toro Rosso está decidido a dedicar todo el tiempo que sea posible a la creación de su nuevo monoplaza. De esta manera, en la escudería italiana han planificado un mes de trabajo intensivo por medio de un sistema de rotaciones entre los empleados para que la fábrica de Faenza esté operativa las 24 horas del día, los siete días de la semana.

En Toro Rosso se han decidido por un sistema de turnos de trabajo repartidos entre sus empleados en tres tandas horarias diferentes para que siempre haya actividad en la fábrica. Así lo ha contado Franz Tost, jefe del equipo Toro Rosso, en unas declaraciones a la revista ‘Autosport‘.

Imagen vía ‘tororosso.com’

En producción, trabajaremos 24/7 por un tiempo. Entre mediados de enero y mediados de febrero haremos tres turnos por día. Es un periodo muy corto porque es muy intenso a nivel de costes”, explica Tost.

Tost está convencido de que el nuevo STR11 estará listo para los primeros entrenamientos de pretemporada en Barcelona. “Es muy complicado cuando el departamento de aerodinámica no quiere presentar sus dibujos y quiere ganar un día más. Siempre es muy ajustado, pero ganas rendimiento. Cada año es la misma historia, ningún cambio”.

Mientras puedas quedarte en el túnel de viento y hacer I+D, puedes encontrar rendimiento. Esa es la diferencia con los equipos pequeños: cuando nos fijamos una fecha límite, tenemos que parar porque de otra forma no podríamos correr. Tenemos que decidir sobre los diseños antes de una determinada fecha porque saben que no es posible ir más allá, porque estamos en el límite”, finalizó el máximo responsable de los de Faenza.