El de Tavullia se encontró con una seguidora que le impedía el paso y reaccionó de la peor manera posible.

Valentino Rossi ha vuelto a perder los muebles. El piloto italiano estaba firmando autógrafos en el paddock de Cheste con su escúter, cuando de pronto se encontró a una aficionada que le obstaculizaba el paso. Ella estaba haciéndose fotos con un grupo de amigos.

Valentino reaccionó de la peor manera. Le dio una patada seguida de un codazo para quitarla de en medio para seguir avanzando con la escúter.

Es sabido por todos que moverse por el paddock es difícil para los pilotos de MotoGP debido a la gran cantidad de aficionados que piden fotos y autógrafos. Pero el piloto italiano parece que ha perdido la paciencia en algunas situaciones, reaccionando de una manera incoherente.

via 'super deporte'
vía ‘super deporte’